QUINTA DE SANTA CRISTINA. LÍDERES DEL ENOTURISMO EN PORTUGAL

Me complace encontrarme con iniciativas enoturísticas  que van más allá de lo habitual. Visitar bodegas ya está muy visto. Lo bueno es zambullirse de cabeza en el mundo del vino pero no solo contemplar tanques de acero inoxidable. La magia de los viñedos y el éxtasis de los sentidos deben vivirse por dentro. No me basta con degustar varios caldos de una bodega. Lo que quiero es pasear por los viñedos y conocer las variedades de uva con el tacto, la vista y el olfato, además del gusto.

En la Quinta de Santa Cristina parecen haber entendido muy bien lo que le apetece al viajero. Ofrecen un ramillete de experiencias enoturísticas adaptadas a los gustos del turista moderno, incluyendo la posibilidad de plantar tu propia viña o recorrer la finca andando o bien en vehículos de tracción mecánica para que no te canses.

La Quinta de Santa Cristina se encuentra en Celorico de Basto, con buenos accesos desde la autopista A-7 que comunica Oporto con la provincia de Orense.  Se dedican a producir vinos verdes de alta calidad a precios familiares; de hecho te puedes permitir consumir sus vinos como vinos de mesa sin arruinarte. También producen espumantes (vinos espumosos) y venden un 30% de sus caldos al extranjero. El viñedo y la nueva bodega se hallan en la región de los vinos verdes, más cerca del Duero que del Miño.

En cuanto a los vinos, no hay problema por el precio. Por poco más de cinco euros ya te puedes llevar una botella a casa. Son vinos fáciles de beber y sin matices complicados. Hay que tener en cuenta que los vinos del Duero o del Alentejo pueden ser desconcertantes para el paladar español; en este caso nos topamos con productos muy estudiados para gustar a todo el mundo, incluso a los que menos entienden de vinos.

Tenemos toda la información en http://www.garantiadasquintas.com/pt/

Recordemos que Portugal es uno de los mayores productores mundiales de vino y exporta a los cinco continentes, con productos de mucho nivel y a precios ultracompetitivos.