MUSEOS DEL AUTOMÓVIL Y DEL TRANVÍA A ORILLAS DEL DUERO.


Bastante cerca del cogollo turístico de Oporto tenemos dos museos ideales para los aficionados a los medios de transporte, como por ejemplo yo mismo. Lo que pasa es que el Museo do carro eléctrico, o sea, museo del tranvía, no deja de ser para mi un cementerio de tranvías. Menos mal que muchos de ellos siguen perfectamente operativos y disponibles para recorrer la ciudad por las pocas líneas que quedan. En Oporto se aplicó una cirugía similar a la de Lisboa y se eliminaron muchas líneas urbanas. Hay que pagar cuatro euros y la colección es bastante buena. El museo se halla en una antigua centrál termoeléctrica. Lo bueno es que la entrada al museo incluye un paseo en tranvía o un viaje en transporte público, lo que ya lo hace más atractivo porque normalmente solo el viaje te sale por cinco euros ida y vuelta.

El nuevo museo de los transportes y las comunicaciones está particularmente especializado en automóviles aunque hay que pagar por las exposiciones temporales además de haber abonado la entrada principal. Hay descuento del 50% con la Porto Card. No vayas los lunes porque cierran. La ruta a pie entre los dos museos la tienes en este enlace. Por cierto que el museo se halla en la antigua Alfándega, es decir, la aduana. Lo menos sabido es que se puede visitar únicamente el museo de la aduana y el contenido no dejará indiferente a nadie.