QUIZÁS NO PENSABAS QUE PODÍAS COMER CARAPAUS.

Mientras que los cabritos son cabritos allá donde vayas, los peces cambian de nombre no solo de provincia en provincia sino de puerto en puerto, con lo que el vocabulario del pescado en Portugal puede confundirnos y obligarnos a limitar las posibilidades de elección.

Las primeras veces que comí pescado en Portugal me bastaba con el bacalao y las sardinas. Luego descubrí la pasión local por los llamados carapaus, que son pequeños chicharros, muy abundantes en la costa lusitana y baratos en el mercado. 

Los restaurantes populares los suelen incluir como plato del día con gran frecuencia, acompañando al pescado con patatas cocidas o arroz. Son una solución de alimentación muy asequible y que pueden facilitar la vida al turista. Normalmente en Portugal los pescados no se fríen sino que pasan por la plancha o la brasa. Se añade un chorrito de limón y ya tenemos plato típico.

Desgraciadamente la mayoría de las cartas de los restaurantes de pescado en Portugal incluyen pescados de piscifactoría y curiosamente incluyen en salmón en la carta. Ya no se pueden comer grandes pescados frescos a los precios de antaño.