UNDERGROUND MUSEUM. EL MUSEO SUBTERRÁNEO DE LAS BODEGAS ALIANÇA.

Ya sé que la decoración parece adecuada para una discoteca o para un pub en plan chill out de esos que hay ahora, pero la imagen muestra un pasillo del curioso museo subterráneo de las bodegas (caves) Aliança en Sangalhos, en la zona de Bairrada y justo al lado de la ruta del cochinillo.

No es habitual encontrarse con un museo subterráneo y además de esa rareza, lo curioso es que en él se mezcla una visita enológica con una artística. Lo que veremos allí es una colección privada muy variada en la que se incluyen fósiles, minerales, Arte africano contemporáneo y tradicional, cerámicas y azulejos, entre otras virguerías.

La visita cuesta tres euros y es conveniente reservar por si acaso. Te dejan sacar fotos con y sin flash y te van guiando todo el tiempo, en portugués, eso sí, pero también hay posibilidad de hacerla en inglés y francés.

La temperatura en el subterráneo no sube de 14 grados y resulta muy agradable en un día de calor para los que habitamos en el Cantábrico y no estamos habituados a mucho sol.

Si al principio la visita se dedica fundamentalmente a la exhibición de las colecciones privadas del propietario, luego deriva al tema enológico y se deambula libremente entre barricas, con un ambiente mágico y refinado, siempre con el olor a vino en el ambiente.

Por lo visto hubo una época en la que la visita era gratuita pero hubo que poner un precio para evitar el constante overbooking. Nos hallamos ante una de las experiencias turísticas más atractivas de Portugal y por un módico precio que nos permite deleitarnos durante hora y media. El museo solo cierra tres días al año y además te invitan a una degustación de espumante, lo que aquí llamamos espumoso.

En el museo también hay una tienda con los productos de Aliança, que curiosamente no se especializa en vinos "premium" sino más bien populares, como el Casal Mendes.

Sangalhos queda a medio camino entre Coimbra y Aveiro y sería una pena irse de Portugal sin visitar este museo. Si estás de camino entre Lisboa y Porto por la A1 merece la pena desviarse. Hay dos visitas por la mañana y otras dos por la tarde.

Toda la información en este enlace.

La misma empresa tiene otros palacios y museos visitables que aparecen aquí.