VIANA DO CASTELO. VISITA AL NAVÍO GIL EANES.

Viana do Castelo es una preciosa pequeña ciudad del norte de Portugal, a medio camino entre la frontera y Oporto. Merece la pena parar ahí porque la población reluce de preciosa y tiene un casco antiguo con mucho encanto. La zona de compras ostenta todo un nivelazo y hay shopping para dar y tomar. Sobran rincones deliciosos y los precios de la hostelería resultan muy convincentes.

Lo primero de todo es aparcar en el parking de pago que se ubica justo en el centro de la ciudad, frente al mar. No sale caro y te deja a mano de todo. Los que quieran estacionamiento gratuito pueden ir al Viana Shopping y tampoco quedarán lejos de todo lo interesante; además allí hay una zona de restauración en plan food court muy adecuada si se viaja con niños o en grupo.

La visita del barco Gil Eanes es mi sugerencia para los que quieran conocer un barco hospital que durante muchos años acompañó a la flota bacaladera portuguesa durante sus trabajos en el Mar del Norte. Por dos euros tenemos derecho a indagar en las entrañas de un buque histórico que es ya todo un icono de la ciudad.  Por supuesto que no debemos marchar de Viana sin visitar el monte de Santa Lucía, con espectaculares vistas del mar y de la desembocadura del río Lima. Hay buenas opciones de alojamiento en la ciudad y la calidad de vida parece bastante elevada. Desde ahí a Oporto se puede seguir por la carretera de la costa, que está llena de interesantes sorpresas.