CARRETERAS POCO RECOMENDABLES. IP3 DE COIMBRA A VISEU

La distancia más corta entre dos puntos es la línea recta pero ya se sabe que no hay atajo sin trabajo.

Los viajeros que entran a Portugal por la A23 o la A24, es decir, por las fronteras con Salamanca y Orense, tienen una opción corta para enlazar sus autopistas con la A1 que baja hacia Lisboa, pero me temo que les compensa seguir hacia la costa para enlazar con las autopistas que van al sur. 

En Portugal no se comprende que un tramo tan importante para la red nacional de carreteras siga siendo una vía rápida con intenso tráfico y barreras de separación entre los dos sentidos de la circulación. Hay muchos camiones y se circula muy rápido. El paisaje es bonito pero no da tiempo a verlo y el recorrido entre Viseu y Coimbra acaba siendo muy estresante. Otras opciones piden más kilómetros de recorrido y más peajes pero ofrecen seguridad y comodidad. Reconozco que me divierto circulando por esta carretera pero quizás no sea la mejor idea yendo en familia.  El tramo más cercano a Viseu es más ancho pero el próximo a Coimbra resulta acogotante y con lluvia hasta agobiante.

Por cierto que desde las inmediaciones de Coimbra podemos bajar hacia Tomar por una nueva autopista, la A-13, con peajes virtuales, enlazando luego hacia la A1. En este recorrido el tráfico es testimonial y se circula relajadamente; eso sí, nada de áreas de servicio. 

Insisto en que para una etapa corta la IP3 Coimbra-Viseu puede servir, pero para el viajero que viene desde Bilbao o Soria y ya lleva muchos kilómetros recorridos acaba incordiando.