COOKING NATURE HOTEL. MÁS ALLÁ DE LA EXPERIENCIA HOTELERA.

En este blog hemos hablado de hoteles muy variados pero llega el momento de entrar en el segmento de los hoteles emocionales "de autor", lo que viene a ser el concepto de unidad hotelera personalizada como obra de arte. Ahora el lujo no solo está en lo caro sino en el universo de las sensaciones. El Cooking Nature Hotel se encuentra en zona rural pero con excelentes accesos y a corta distancia de la autopista que comunica Lisboa con Oporto, concretamente en el parque natural de la Serra de Aire y de Candeeiros. La accesibilidad es óptima y aunque a este hotel iríamos a desconectar, atractivos y actividades no faltan en la zona, ya que Batalha, Fátima e incluso Nazaré quedan muy a mano.

La crítica internacional no suele fallar y la prestigiosa revista Condé Nast Traveller ha elegido a este hotel como uno de los mejores nuevos hoteles del mundo. En un lugar así el cliente sigue conectado con el mundanal ruido a través del wifi gratuito y tiene a su disposición bicicletas sin coste para explorar la zona.

Lo interesante en el Cooking Nature Hotel son los doce dormitorios temáticos decorados individualmente con temáticas de lo más variopinto, desde la magia hasta el romance pasando por la nostalgia, la lujuria y el exotismo. La sorpresa está garantizada desde el primer momento en este este hotel que impacta por su arquitectura y el buen gusto en los detalles. Aunque en un principio parezca un hotel solo para parejas, los niños son bienvenidos y tienen mucho con lo que divertirse, empezando por la piscina exterior.

Las experiencias como la que mencionamos tienen su precio y no se trata de un hotel barato aunque sí asequible para lo que ofrece. Aquí no hay habitaciones clónicas y las tarifas rondan los 160 euros con desayuno incluído. Ir al Cooking Nature Hotel es como beber Champagne, comer foie, vestirse de Ralph Lauren o viajar en un Lexus; puede que no podamos hacerlo todo a la vez pero sí probar alguna de esas cosas de vez en cuando para sentir momentos de felicidad a cambio de dinero. Tampoco es que sea precisamente algo inalcanzable y aunque no podamos pasar tantos días como quisíeramos, merece la pena pasar al menos una noche en este hotel. Ojo que también hay ofertas en la web oficial, que dispone de reservas online.

El mismo entorno está disponible también en la otra instalación hotelera de la casa, en la llamada Casa dos Matos.

Por cierto que una de las particularidades del hotel son sus clases de cocina con cena de los productos previamente preparados por los huéspedes con la ayuda de un chef. Por 25 euros por persona se disfruta de una interesante e irrepetible experiencia gastronómica. Los que se decanten por un restaurante convencional, tienen dónde elegir en las inmediaciones.

Ahora recomiendo una vista a la web del hotel, que está en http://www.cookinghotel.com.

También sugiero una lectura a la crítica publicada en Notodohoteles

Como el hotel es todavía muy joven, hay pocas críticas en Booking o en Tripadvisor, pero son generalmente muy positivas, como era de esperar.

El que quiera quedar bien con su pareja ya sabe donde tiene que ir. Lugares así no se olvidan fácilmente y los recuerdos alimentan el alma.