LA CAFETERA DEL PINGO DOCE. IDEAL PARA ESPAÑOLES FRONTERIZOS.

Esta misma cafetera se puede comprar en España y también ocurre lo mismo con las cápsulas que utiliza, pero a mayor precio que en Portugal. La vende en exclusiva la cadena de supermercados Pingo Doce e igualmente sucede con las cápsulas.

Como la tengo en casa puedo hablar con conocimiento de causa. Sólo hay tres variedades de café con cafeína y una de descafeinado, más otra de té. Inicialmente la gama puede parecer insuficiente pero basta y sobra.

La principal ventaja la tenemos en el precio respecto a otros cafés de la misma calidad y sistema de erogación. Mientras la Nespresso y la Dolce Gusto trabajan a precios muy altos en la cápsula, con costes de casi cuarenta y treinta céntimos por café respectivamente, aquí el coste baja hasta casi los 20 céntimos sin ninguna merma de calidad. El descafeinado está tan logrado que cuesta distinguirlo de un café con cafeína. Las tres variedades de café vienen en envases de 16 cápsulas al precio de 3 euros y poco más, aunque no sería de extrañar una pequeña subida. La compra de la cafetera la recomiendo a los españoles que residan cerca de la frontera y visiten habitualmente Portugal. No es nada raro ver a zamoranos que van hasta Miranda do Douro solo para comprar el pan en grandes cantidades. Por cierto que la cafetera anda a precio de ganga en los supermercados Pingo Doce y la venden 50 euros, un precio claramente subvencionado tal y como ocurre con los teléfonos móviles, ya que se trata de una máquina italiana de la marca Gaggia. Hay tres dosificaciones disponibles con sus respectivos botones y no hace falta preocuparse de que el café desborde en la taza.

Sería conveniente que se vendieran también juegos de café con calidad de hostelería para un mejor servicio en el hogar, asignatura pendiente de momento.

Mi recomendación se basa en los excelentes precios de los consumibles. Normalmente cuando se me acaban las cápsulas compradas en Portugal las adquiero en supermercados Alimerka de Asturias, ya que pertenecen al sistema Caffitaly que en España se comercializa como Stracto.