RESTAURANTE EL CRISTO. ELVAS.

Normalmente no recomiendo restaurantes en este blog a no ser que haya una poderosa razón para ello. Es muy frecuente que cojan fama, se vean desbordados y acaben bajando la calidad. No es el caso de El Cristo, en la localidad de Elvas, muy cercana a Badajoz. Teniendo en cuenta la cantidad de famosos que han pasado por allí cabría imaginar que se trata de un sitio caro, pero nada más lejos de la realidad. Tampoco es un sitio de alta cocina sino que la clave está en recetas muy sencillas e ingredientes de alta calidad. Curiosamente allí se va a comer principalmente marisco, toda una extravagancia a 200 km de la costa, pero con una justificación basada en la elección del género y el precio razonable. El Cristo es un restaurante honrado con una carta basada en productos del mar pero también con platos de carne. Podrían cobrar más pero no lo hacen. Uno de los puntos fuertes es el trato al cliente, muy superior a la media portuguesa. Medio mundo ha pasado ya por allí y tanta gente no puede estar equivocada. Una pareja puede tomar una cena sencilla por 25 euros, lo cual es muy aceptable.

Ojo porque no se encuentra en el centro de la ciudad y hay que buscar el santuario de nuestra señora da Piedade para hallarlo. El aspecto exterior no invita a entrar pero luego se está bastante bien dentro, con comedores para fumadores y no fumadores. El marisco se vende al peso y en eso son muy escrupulosos para no defraudar, con un estricto control.

Aquí el plato estrella es el bacalao dorado, que en otros sitios se denomina "bacalhau a Braz" y que personalmente no me dice nada. El postre debe ser la típica sericaia de Elvas. Los que amen la carne pueden optar por la "carne de porco à Alentejana", que es un curioso mix de mar y montaña donde conviven el cerdo y las almejas.

El Cristo puede gustar más o menos pero no defraudar y en cuestión de precios resulta muy conveniente. La decoración es más sencilla que la de un Mc Donalds y suele haber bastante ruido por el uso de martillos para abrir el marisco. Cuidadín porque no admiten reservas y los fines de semana hay colas interminables para acceder al comedor.

En cuanto a Elvas, la población está muy cuidada y hay varios hoteles, aunque solo compensa para hacer etapa y no como base de operaciones.