NO HAY QUIEN APARQUE EN SESIMBRA

En la foto parece una villa marinera muy atractiva. Una vez que estás en ella no resulta tan atractiva como de lejos, pero tampoco está mal del todo. El problema es que no hay manera humana de dejar un coche en la población, que se desparrama hacia el mar con pendientes vertiginosas y callejuelas estrechas. Ojo porque los precios de la restauración no son bajos precisamente aunque la calidad del pescado sí sea elevada. Lo malo es que aunque quieras ir allí a dejar dinero no te lo ponen fácil e incluso parece imposible aparcar incluso en las inmediaciones de la población. Es recomendable la visita al castillo para disfrutar de las vistas, pero lamentablemente el casco urbano no está preparado para recibir a tanto visitante. Lo tienen incluso bastante peor planificado que en Cudillero (Asturias). Tuve que recurrir al estacionamiento privado de un hotel, con tarifas bastante elevadas que te disuaden de pasar unas horas tranquilas callejeando. Se respira un ambiente de sitio más bien carillo muy enfocado a visitantes con bastante dinero. Casi se me olvida mencionar que Sesimbra se encuentra al sur de Lisboa y deberemos cruzar el Tajo para visitarla si vamos desde la capital. Atractivos turísticos hay por la zona, como el cabo Espichel y la Serra de Arrábida, aunque probablemente Sesimbra no sea el mejor sitio para quedarse. Ya sé que es raro poner opiniones negativas de los sitios en un blog turístico pero estamos aquí para lo bueno y lo malo.