ENTRANDO EN PORTUGAL POR BADAJOZ. LA NACIONAL 4.

Si el lector es de esas personas a las que les gusta recortar gastos de viaje, la carretera nacional 4 le permitirá ahorrarse unos diez euros en su viaje a Lisboa. El que ya viene conduciendo desde Alicante o Zaragoza quizás no se plantée ese ahorro en un desplazamiento largo en el que los peajes españoles son inexistentes. Ahora bien, para los que no tengan excesiva prisa, la carretera convencional permite circular casi todo el tiempo en torno a los 100 km/h en el tramo comprendido entre Elvas y Montemor o Novo. Justo antes de esa población deberemos abandonar la nacional si no queremos meternos en un tramo de tráfico extremadamente denso y plagado de cruces, rontondas y semáforos. Hay que tener en cuenta que la nacional pasa por Estremoz pero no al lado de Évora. Eso sí, en Estremoz hay un supermercado Pingo Doce donde repostar combustible al mismo precio que en España, cosa no tan sencilla en el resto de Portugal. Una paradita en Estremoz es recomendable, con la ventaja de disponer de un gigantesco parking justo en el centro de la población. Ojo porque el recorrido desde Elvas a Montemor tiene muy pocas poblaciones en el camino y escasos servicios al borde de la carretera, de modo que es conveniente parar en las poblaciones. Desde Montemor a Lisboa pagaremos unos 10 euros, incluyendo el peaje extra que supone entrar a la capital portuguesa por los puentes XXV de Abril o Vasco da Gama, que sale por dos euros y medio. 

En el viaje que comentamos se tardan unos veinte minutos más si optamos por la nacional, siempre y cuando no tengamos intención de parar, aunque también se gasta algo menos de combustible y hacemos turismo. En Portugal hay muy pocos trayectos alternativos a las autopistas de peaje y este es de los únicos que podemos considerar aceptables; en el resto de casos el incremento de tiempo de viaje, el aumento de riesgos y el casi nulo ahorro en combustible desaconsejan tomar carreteras nacionales. Únicamente la IC1 que baja desde Lisboa hacia el Algarve puede salir a cuenta con un ahorro de casi 20 euros. Eso sí, desde Lisboa hasta Setubal compensa pagar peaje porque se abonan solo dos euros por casi cuarenta kilómetros.