ENOTURISMO EN PORTUGAL. BODEGAS JOSE MARÍA FONSECA.

Ojo, no confundir con la marca Fonseca, que no es lo mismo. Estamos hablando de unas bodegas de la región de Setúbal ubicadas exactamente en Azeitao, muy cerca de Palmela y a dos patadas de Lisboa. Aquí también se produce un excelente queso, por cierto.

Eso del Enoturismo está muy bien pero haciendo las cosas en serio. En este caso las bodegas tienen una casa museo visitable todos los días de la semana y sin reserva previa. La casa produce vinos, moscateles y aguardientes. La gama de precios es desde baja a media y no muy alta. También hay una tienda donde adquirir los vinos, con ofertas muy interesantes y que compensan respecto de cualquier otro punto de venta, ya que en ocasiones basta con adquirir cuatro botellas para que te entreguen una caja entera, lo cual marca una clara diferencia respecto de la competencia que vende visitas guiadas y vinos en su tienda propia.

En el caso de Jose María Fonseca la visita es muy recomendable. Quisiera decir lo mismo de Bacalhoa, pero no puedo, ya que las visitas al público solo son posibles con reserva previa y en ocasiones con un número mínimo de participantes. Además en la tienda de Bacalhoa tienen los mismos precios que un hipermercado para el mismo producto.

En cuanto a los carteles indicativos de la ruta de los vinos, ocurre como en España, que únicamente sirven para ver que hay viñedos al lado de la carretera. Lo de que las bodegas se puedan visitar no está nunca claro ni fácil.

Lo peor de todo es que casi siempre las visitas incluyen degustaciones de vinos para viajeros que generalmente llegan en coche... No estaría de más comercializar tours específicos para estos menesteres, como ya hacen en Burdeos, con un autobús que te lleva y te trae sin que tengas que preocuparte de lo que bebes. De cara a la promoción de las bodegas y los vinos incluso se podrían vender los viajes a precio de coste o regalarlos a la clientela de hoteles en concepto de gastos publicitarios.

Jose María Fonseca tiene vinos de mesa baratos y algunos de ellos son muy conocidos, como el Lancers, de inconfundible envase. En cuanto al queso de Azeitao, mejor comprarlo en un hipermercado, ya que los precios son mejores y los fabricantes los mismos, pues se trata de una denominación de origen controlada.