YO VIAJÉ POR PORTUGAL SIN PAGAR LOS PUÑETEROS PEAJES ELECTRÓNICOS Y NO ME PASÓ NADA.

Ya he escrito varias veces sobre el tema y este aporte es algo diferente. Si en anteriores viajes opté por pagar religiosamente los peajes electrónicos mediante una visita a la oficina de correos de Chaves con la que aboné 10 euros en concepto de saldo para prepago, en mi última estancia lusitana opté por pasar de todo, apoyandome en la teoría de que no hay ninguna indicación para el viajero sobre lo que se debe hacer. Efectivamente, si entramos a Portugal por la frontera que une y separa Chaves de Verín, un automovilista extranjero no dispone de información alguna sobre el sistema de peajes más cutre del universo, por lo que decidí hacerme el loco y circular por el norte de Portugal sin pagar un euro. Los arcos de control seguramente detectaron mi matrícula y fijo que figuro en sus bases de datos, pero no vi ninguna presencia policial dedicada a interceptar coches españoles.

Esta vez viajé por el morro y no pasó nada. Ojito porque si entro por Fuentes de Oñoro creo que lo tienen mejor montado y con servicio de 24 horas. Lo curioso es que en las áreas de servicio entre Chaves y Vila Real no fue posible pagar los peajes ni queriendo.

Por lo visto debe haber mucha tolerancia con los turismos españoles y no me extraña, ya que la información al respecto brilla por su ausencia. Así pues, la solución de echar jeta al asunto no me parece mala. En Suiza te cobran 25 euros por usar las autopistas, da igual que sea para un año o un día, pero hay personal en cada aduana para venderte la pegatina. En Portugal, nada de nada.

Si hay algún caso de español parado por la policía para ser multado por no haber abonado los peajes electrónicos, que lo cuente aquí, que será primicia.