PANADERÍA Y CONFITERÍA FERREIRA. MATOSINHOS.OPORTO

Seguro que más del 99% de los españoles que visitan Portugal no pasan por Matosinhos. De hecho ni siquiera los que van a Oporto se molestan en conocer esta pequeña ciudad anexa a la capital del norte. Matosinhos se halla justo al lado de la capital y se puede llegar incluso andando, aunque resulta recomendable el metro. Incluso me he quedado a dormir ahí un par de veces. En Matosinhos tenemos la mayor lonja de pescado de todo el norte lusitano y es todo un espectaculo la visita. Además hay una proliferación demencial de restaurantes especializados en pescados y mariscos en las inmediaciones. Por cierto que los hay en primera línea de mar y en cualquier parte de la ciudad; los precios son asequibles en general aunque no hay que esperar grandes preparaciones sino buen género.

Pues el caso es que Matosinhos cuenta con una de las mejores panaderías-pastelerías-confiterías del país, que ya es decir, porque el nivel está alto. Merece la pena dedicarle un desayuno o una merienda como mínimo. Lo que nos encontramos dentro es una actividad frenética desde la apertura hasta el cierre. La variedad de panes satisface y la calidad de los productos salados arrasa, con soberbios pasteles de Chaves (hojaldres rellenos de carne). En cuanto a dulces, la cosa no se queda atrás. Nos podemos tomar un zumo de naranja natural por menos de dos euros y óptimos cafés al precio esperado (siempre muy bajo). En estos temas las fotos dicen más bien poco y por eso solo pongo la fachada.

En la Confeitaría Ferreira podemos incluso comer o cenar porque tienen una carta interminable de platos sencillos, incluyendo pizzas. Se trata de un modelo de negocio que ojalá existiera en España. Vale que en Porto también hay muy buenos locales del ramo pero al estar en Matosinhos y no con hordas de turistas alrededor la casa tiene que molestarse en satisfacer a los locales todo el año.

Así pués recomiendo al viajero que siga el cartel que le manda hacia Matosinhos y aparque cerca de la playa para darse un paseo hasta el puerto. Una pequeña excursión hasta Leça da Palmeira le mostrará extraordinarias vistas de la costa.