CARIOCA DE CAFE Y CARIOCA DE LIMÓN

Entre las variadísimas bebidas calientes que se pueden encontrar en las numerosas cafeterías de Portugal encontramos dos consumiciones que no se parecen más que en el nombre. Por una parte el carioca de limón, que es probablemente la consumición más asequible del país, alrededor de los cincuenta céntimos; se trata de una infusión hecha con la peladura de un limón. Por lo visto los efectos para el sistema digestivo son buenos a pesar de la extrema simplicidad del preparado. Por otra parte el carioca de café es sencillamente un café muy largo tipo americano, que particularmente no me llama mucho la atención. Si lo que queremos es un té, deberemos pedir un chá, que así lo llaman en Portugal y esa es la palabra originaria procedente de lejanas tierras orientales. Los portugueses no parecen apreciar gran cosa la manzanilla y para conseguirla tendremos que pedir un chá de camomila. El que pretenda un café con leche al 50% de cada ingrediente no tiene más que solicitar "meia de leite". En Portugal todo el mundo se sabe el nombre de las consumiciones pero para los foráneos haría falta una carta más bien visual que indique los tamaños y las proporciones.