CHAPUZAS A LA PORTUGUESA.

Siempre se ha dicho que en España somos un poco chapuceros pero en todos lados cuecen habas y en Portugal de vez en cuando a calderadas. Portugal es un país de contrastes y allí convive la modernidad más galopante con la tradición más convencional.Los ejemplos que aquí expongo pueden verse también en otros paises europeos y obviamente también en el nuestro. No se puede juzgar un país por cuatro detalles. Lo de las limitaciones de velocidad casi ni nos sorprende cuando en España se ven cosas similares. Cierto es que los carteles de las poblaciones ya inspiran un poco de cachondeo y parece como si Trofa fuera la población más pequeña de Europa. En cuanto al cajero automático hay que fijarse en que los dígitos aparecen invertidos y en realidad el número que se marca no es el que interpreta la máquina. Hasta hace poco había un cajero en Chaves situado tan alto que le pusieron una escalerilla de madera para poder usarlo. En cuanto al último caso, sobran las palabras. Las imágenes proceden del blog "Portugal no seu melhor", que desgraciadamente ya no publica nada nuevo desde hacen algún tiempo. Una pena porque hacían un gran servicio al país, mostrando rótulos con faltas de ortografía y chapuzas cuya autoría corresponde al estado. Por cierto que lo que yo consideraba impresentable, es decir, que un carril de salida de autopista fuera a la vez el de entrada, no es exclusivo de Portugal y en Alemania abundan como setas.