HOTEL DOURO ROYAL VALLEY. EL LUJO AL ALCANCE DE TODOS.















La región del Duero es uno de los destinos turísticos más apreciados por viajeros que valoran la tranquilidad y la autenticidad. Aquí no hay masificación y el tiempo corre muy despacio. Se trata de una zona ideal para desconectar de todo y sumergirse en la naturaleza más exhuberante

El hotel Douro Royal Valley es un establecimiento moderno y de última generación que ofrece un alojamiento rabiosamente contemporáneo, de líneas depuradas y para amantes de la sencillez en la decoración, sin recargamientos y con énfasis en el paisaje que rodea el hotel, ubicado a orillas del río Duero y con todas las habitaciones orientadas hacia el cauce fluvial.

Un hotel de cinco estrellas en primera línea del río más espectacular de la península debería ser un lujo a precios prohibitivos, pero felizmente las tarifas son bastante democráticas y todo el mundo puede alojarse una o más noches sin que sea solo una vez en la vida ni tirar la casa por la ventana. Para empezar, el desayuno es espectacular y va incluido en el precio de la habitación. Además hay una panorámica piscina tipo infinity. 

No podía faltar un spa de categoría y a la altura del hotel, The Royal Spa, reservado exclusivamente para adultos y con el precio de solo 15 euros por persona. Por cierto que los tratamientos tienen tarifas muy moderadas y nos podremos permitir algún capricho.

El conjunto invita al descanso más intenso y reparador, en una comarca famosa mundialmente por sus vinos. Sentarse a ver pasar los barcos o leer tranquilamente nos proporcionarán un tratamiento antiestrés de lo más natural.

Obviamente el restaurante está a la altura y pone el listón bien alto, con cocina portuguesa modernizada y sabores regionales.

La ubicación del hotel es un punto fuerte. Sí, está alejado del mundanal ruido pero no escondido ni con accesos complidados. Desde Oporto se llega en coche en menos de 70 minutos cogiendo la A4 dirección Vila Real y tomando luego la salida hacia Marco de Canaveses; desde ahí solo hay que seguir la carretera hacia Pala, evitando el uso de navegadores que probablemente nos metan por atajos incómodos. Si queremos más emociones fuertes, podemos ir desde Oporto por la carretera que bordea contínuamente el Duero, la nacional 108.

Lo curioso es que se puede ir sin coche porque la línea ferroviaria del Duero tiene apeadero justo al lado del hotel y si coges el tren en el centro de Oporto llegas en poco más de una hora al hotel. Como no todos los trenes paran en  Pala, puedes utilizar la estación de Mosteiró para hacer una ruta ferroviaria hacia Regua o Pinhao e ir viendo el Duero todo el tiempo desde la ventanilla. El tren es el medio de transporte recomendado para visitas turísticas porque circula todo el tiempo por la orilla derecha. En Regua podremos hacer un crucero fluvial y visitar el Museo del Duero.

En resumidas cuentas, un hotel de cinco estrellas a precio de cuatro y con todas las comodidades del mundo moderno en un entorno envidiable e irrepetible.

Para más información, la web del hotel está también en español.