EN RUTA POR COIMBRA CON TRES TRANSPORTES DIFERENTES.

Coimbra no es precisamente una ciudad que me embelese. He estado varias veces y sigue sin cautivarme. A una hora de Oporto y dos de Lisboa, la capital universitaria es muy llamativa vista desde lejos pero no convence tanto desde cerca.

Tenemos en Coimbra varias formas de visitar la ciudad a bordo de medios de transporte peculiares. Por un lado está el barco turístico Basofias, que hace un recorrido panorámico por el río Mondego. El billete vale seis euros y el viaje dura una hora. Normalmente ves lo mismo que si te das una vuelta por la orilla pero siempre está la pijada de que vas en barco y hay mucha gente que no se ha subido nunca a uno, con lo que para los niños es un aliciente y los adultos pasan una hora sentados viendo cosas sin caminar. Si pagamos tres euros y medio más nos ofrecerán un paseo en el TukTuk, que es un motociclo turístico que hace un recorrido por calles estrechas de la ciudad y tiene su gracia. Si sólo queremos viajar en el TukTuk nos costará 7 euros, así que igual compensa el ticket combinado. En esos cacharros caben seis personas y el chofer hace de guía. Puede ser una experiencia novedosa.

Si cogemos el bus turístico de dos pisos con techo al aire libre nos cobrarán diez euros y también nos regalarán el paseo en barco. Tienen el detalle de obsequiar con descuentos para algunas atracciones y también para otros circuitos de Lisboa y Oporto, además de transporte público para todo el día, incluyendo los trolebuses. De momento no hay manera de combinar los tres medios de transporte a no ser que compremos alguno de ellos por separado y el otro en pareja. Las opciones son Tuktuk con barco y autobús con barco.

Sobre lo que hay que ver en Coimbra ya hablaremos en otra ocasión.