HOTEL DO TERÇO. BARCELOS. BUENO Y BARATO.



Hace unos años buscaba yo la mayor calidad al mejor precio posible. Ahora procuro primeramente el mejor precio y luego la mejor calidad a ese precio. Ya se sabe, la crisis. Por eso igual no me importaba pagar 80 euros por una habitación si el producto era satisfactorio. Actualmente opto por abonar 40 euros si es posible y la calidad no se resiente. Por eso fui al Hotel do Terço (pronúnciese "du tersu" en la acogedora localidad de Barcelos, muy cercana a Braga, Guimaraes y Viana do Castelo. Barcelos es uno de esos sitios donde puedes caminar de madrugada con dos millones de euros en una maleta sin miedo a que te pase nada. La población tiene un comercio buenísimo y el mayor parking público del contienente.

Cuando se abonan 37.5 euros por pareja por noche con desayuno no se puede andar exigiendo mucho y sin embargo este hotel de tres estrellas cumple sobradamente. Las habitaciones son amplias y lo mejor de todo es el desayuno, más propio de un cuatro estrellas de los mejores. Curiosamente lo que menos destaca es el pan, que en lugar de proceder de panadería es de esos precocidos, nada malos pero sí mejorables. El buffet es generoso, de calidad, bien atendido y muy variado, con novedades a diario.

Tienen garaje gratuito incluido en el precio pero la rampa de bajada es macanuda y para salir la curva previa a la puerta se las trae, así que si el viajero va con una berlina, mejor la deja delante del hotel, que hay sitio, no sea que rayemos el vehículo.

Bueno es que ofrezcan el wifi gratis e incluso tienen ordenadores de uso gratuito a disposición de los clientes. El hotel se halla integrado en un centro comercial de categoría y en un patio interior hay una excelente cafetería con terraza. En las inmediaciones hay donde tomarse una copa por cuatro perras. El hotel luce impoluto y lo único mejorable son los colchones, como es habitual en la península ibérica. Por cierto que la habitación individual sale por menos de treinta euros, precio más casi de pensión que de hotel.

Como vemos en la foto, las habitaciones son simples y funcionales, sin lujos innecesarios. Podrían ir cambiando cortinas de ducha por mamparas, que es lo que menos destaca.

Este hotel puede reservarse con el buscador de hoteles que aparece al principio de este blog. Recomendado para quienes prefieran gastar el dinero en comida y bebida sin renunciar a un descanso muy digno.