COMER MUY BARATO EN PORTUGAL: TOSTAS Y SANDES


Una buena manera de reducir los costes y ganar tiempo es hacer comidas rápidas y así aprovechar mejor el día. El consejo es válido para cualquier país. En Portugal se come por muy poco dinero pero aún así mejor gastar la mitad o la cuarta parte y encima destinar minutos al disfrute del viaje. Ojo porque en Portugal comer en un restaurante es sensiblemente más lento que en España o Francia y las esperas de media hora son moneda corriente.

En la foto de arriba vemos una "sandes", es decir, un bocadillo. Se dice así, igual en singular que en plural. Nos la servirán en cualquier terraza, bar o cafetería. Puede ser de fiambre, de queso o de las dos cosas. Abajo tenemos la tosta, lo que aquí llamamos sandwich y en Francia es un croque-monsieur. La calidad del pan hace que tostas y sandes nos sepan mucho mejor de lo que lo hacen en España y además los precios son muy ajustados, generalmente por debajo de los tres euros. Para pedir dos tendrá que decir "duas", ya que ese número tiene femenino en portugués y en masculino se dice "dois". Si quiere que sean de jamón York y queso deberá decir "fiambre y queixu" aproximadamente.

Recomiendo acompañar tostas y Sandes con una cerveza Superbock o una Sagres Abadía. Si quiere una jarra, pida una "caneca".