MUSEOS FERROVIARIOS EN PORTUGAL


El tren de la foto es una auténtica rareza. Se trata de una unidad fabricada en Portugal y que lleva un motor Chevrolet de gasolina. En su día alcanzaba los 80 m/h y hay algunos ejemplares preservados.

Para mi los museos del ferrocarriles son cementerios de trenes donde se conservan momias. Así de claro. Los trenes fueron construidos para moverse sobre carriles y no para almacenarlos como reliquias del pasado. Mi teoría es que un museo ferroviario debe contar con una línea donde el material se pueda mover y hacer disfrutar. Odio los almacenes de trenes que nunca más se desplazarán para cumplir con la misión que antaño tuvieron.

En Portugal hay unas impresionantes colecciones ferroviarias que son la envidia de Europa. Es una pena que algunos de los museos de ese país se hallen en poblaciones que ya no cuentan con ferrocarril. Con el material expuesto hay como para crear varios ferrocarriles turísticos que serían muy valorados y contribuirían al desarrollo notablemente. Esperemos que a alguien se le ocurra hacerlos funcionar de nuevo.


Aquí tenemos el enlace a la lista de museos ferroviarios portugueses.