FRANGO NO CHURRASCO. POLLO A LA BRASA.


A los portugueses les encanta la brasa para cocinar y evitan freir en sartén con aceite. Los resultados están a la vista. El pollo, conocido con el nombre de frango, es uno de los platos estelares de la cocina portuguesa, más que nada porque aquí sabe distinto y nos recuerda los sabores de nuestra infancia. La preparación parece sencilla pero siempre hay algunos truquillos para que la carne quede rustida por fuera y tierna por dentro. En Portugal la parrilla es todo un arte y con un género tan humilde como el pollo se consiguen resultados espectaculares. Normalmente nos lo servirán con patatas fritas, arroz y ensalada. Las patatas quedan crujientes y el arroz suelto; lo menos destacable es la ensalada.

Curiosamente al pollo también se le denomina como "pito" en portugués, al igual que sucede en muchos sitios de España. El frango es un plato muy asequible, sano y saciante, ideal para los niños, que lo comerán incansablemente. Además no hay que buscarlo porque está en todos lados y a un pollo para llevar se le denomina "frango para fora". Insisto en que el pollo en Portugal se sale y hasta en Australia se han enterado de ello y está de moda prepararlo al estilo lusitano.