COCHE MÁS TREN PARA IR A PORTUGAL


Pues eso, no sólo en coche y no sólo en tren, sino combinando ambos medios de transporte. Tiene sus ventajas la cosa y también algunas limitaciones. Si usted vive al sur de Salamanca o en Galicia, mejor pasa a leer otro artículo porque no le conviene el sistema.

Viajar en coche proporciona comodidad pero hay recorridos que se nos pueden hacer demasiado largos y uno puede pasarse al tren para hacer las últimas horas del viaje; además en invierno los días son muy cortos y a partir de las 6 de la tarde se ve muy poquita cosa. A nuestra llegada a destino evitaremos las tarifas de parking y también los peajes del itinerario si optamos por completar el viaje con un trayecto ferroviario que nos permitirá descansar a gusto. Si el tiempo es inclemente aumentaremos la seguridad yendo en tren aunque no sea todo el tiempo.

Para ello disponemos del servicio ferroviario que sale de la ciudad de Guarda, a unos kilómetros de la población fronteriza de Vilar Formoso, limítrofe con la salmantina de Fuentes de Oñoro. Por cierto que Guarda es la ciudad de las cinco "efes", es decir, farta, fuerte, fiel, fermosa y fría.

Desde Guarda tenemos trenes a Lisboa que hacen el viaje en cuatro horas y a Coimbra en dos horas. Los horarios los veremos en este enlace. El viaje de ida sale por 17 euros hasta Lisboa y por 10 hasta Coimbra. La reducción por viaje de ida y vuelta es de sólo el 10%. Existen varios trenes directos llamados Intercidades y que obviamente prestan un servicio Intercity de alta calidad, con un elevado confort. También existe la posibilidad de transbordar en Coimbra. Los que tengan carnet joven se ahorrarán el 20% en cada trayecto.

Si nuestro destino es Lisboa recomiendo sacar billete para la estación de Oriente, mucho más moderna que la decrépita de Santa Apolonia, que está en una zona muy poco presentable para el turista. En ambos casos tendremos el metro en la propia estación. Los que vayan a Coimbra deben cambiar de tren en Coimbra-B para Coimbra-A, que es la estación central.