LISBOA Y OPORTO YA ESTÁN UNIDAS POR DOS AUTOPISTAS


Los tiempos cambian que es una barbaridad. Hace treinta años la única manera de ir desde Oporto a Lisboa en tres horas, es decir, a una media de 100 km/h era en tren, en los veloces y prestigiosos foguetes (cohetes).Luegos se terminó la A1 y llegó la modernidad. Ahora el progreso va a toda mecha y ya tenemos dos opciones rápidas para unir las dos ciudades más importantes del país. Si tomamos la A1 desde Oporto haremos el viaje todo por peajes y pagando unos 20 euros. La nueva opción comprende varios tramos distintos pero unidos sin desvíos raros y el viaje dura lo mismo aunque con cuatro euros de ahorro, menos tráfico y más cerca de la costa, de modo que se pasa al lado de núcleos turísticos importantes.

Hay que salir de Oporto por la A29 que nos llevará hasta Aveiro y Mira gratuitamente. Sin darnos cuenta habremos cambiado a la A25. A partir de ahí toca pagar por la A17 y la A8. No hace falta ir mirando el mapa ni el navegador porque todo está perfectamente enlazado.
Se agradece una segunda opción porque la A1 soporta mucho tráfico y en caso de atasco la alternativa era la nacional únicamente, que no puede con todo.

Desgraciadamente para todos el gobierno de Portugal está pensando en colocar peajes en autopistas que hasta ahora eran gratuitas y eso no es una buena noticia en tiempos difíciles. Una vez la gente se ha acostumbrado a viajar sin pagar no es nada conveniente que los viajeros frecuentes tengan que volver a carreteras nacionales con mayor siniestralidad.
No pongo mapa porque los actuales todavía no incorporan el último pequeño tramo que se inauguró en verano y que completa la nueva ruta.