GRANDES PASTELES DE PORTUGAL. QUEIJADAS Y TRAVESSEIROS DE SINTRA.

Sintra es uno de los lugares de Europa con más encanto y cosas que ver. Por si nos parece poco el Palacio Nacional, la Quinta da Regaleira o el Palacio da Pena o el Parque de Monserrate, la ciudad ofrece también un par de dulces deliciosos y de elaboración casera. Se trata de las queijadas y de los travesseiros.

Las queijadas son quesadillas y se elaboran a base de queso fresco. La parte superior queda caramelizada y el interior es muy esponjoso, mientras la tartaleta que envuelve el conjunto es delicadamente crujiente. Tres texturas que unificadas proporcionan un resultado excelente a precios inferiores al euro por pieza.

Los travesseiros pueden recordar inicialmente a las corbatas de Unquera o a las casadiellas de Asturias pero el hojaldre lo que contiene es una fina crema pastelera aderezada con almendras. Una provocación para golosos.

Para los que no queden empalagados con estas virguerías, las pastelerías de Sintra, como la famosa Piriquita, cuentan con dulces locales menos famosos como los fofos de Belas o las nozes douradas. En esto del comer dulce los portugueses son unos artistas y en Sintra lo llevan a la máxima expresión.