LISBOA EN BUS TURÍSTICO.


Los autobuses turísticos son muy convenientes para viajeros a los que les sobra el dinero, no tienen ganas de informarse sobre el transporte público o bien no disponen de mucho tiempo. Siempre hay líneas regulares de autobús que pasan por los mismos sitios y también líneas de metro que coinciden en las paradas. Con una tarjeta 7 colinas podemos hacer lo mismo con menos de cuatro euros. Y sin embargo en los autobuses turísticos siempre va gente porque tienen algunas ventajas, tales como dárnolo todo hecho. Si encima se trata de llevar a tu padre o a tu suegra o a un ligue reciente, subirse a uno de estos vehículos nos hace quedar bien.

La empresa Cityrama ofrece sus servicios en la ciudad de Lisboa con recorridos que cubren todos los lugares de interés utilizando el sistema "hop-on hop-off", de modo que una vez provistos del billete nos podemos subir en cualquier punto del recorrido (paradas señalizadas) e ir bajándonos en la parada que nos interese para volver a subir al bus cuando nos apetezca.

Hay circuitos de verano y de invierno. En invierno circulan desde 10 de la mañana hasta 5 de la tarde con frecuencias de una hora (30 minutos en fin de semana). Desde el 1 de Abril hasta el 31 de octubre se considera temporada de verano, con salidas desde las 9 de la mañana hasta las 6 de la tarde y frecuencias de media hora que bajan a 20 minutos de viernes a domingo.

El precio para un día es alto y se planta en 15 euros. No obstante si compramos el billete de dos días se queda en 22 euros, que ya no es tanto. Tenemos la garantía de que la ruta es guiada en varios idiomas y que el bus pasa por todos los sitios dignos de ver sin que nos perdamos nada.

Hay un mapa interactivo de la ruta en este enlace. Los billetes los podemos comprar en la plaza Marqués de Pombal y seguro que los venden en los hoteles.
Mi recomendación para estos casos es hacer primero la ruta completa y luego repetirla para bajarnos en los sitios que más nos gusten. Tenemos derecho a usar el bus todo el día.