LICOR DE MERDA


La primera vez que vi una botella de este licor fue en una tiendecita de la ciudad de Guarda. De la sorpresa incial se pasa a la carcajada y luego a la duda. Más o menos ese es el orden en el que actuamos todos cuando vemos el licor de merda.

No compré la botella y sigo sin haber probado ese líquido. Por lo visto se trata de una bebida a base de cosas como leche, vainilla, cacao, canela y cítricos. Anda sobre los nueve euros y no suele encontrarse en bares o restaurantes, lo que sería muy conveniente para probarlo.

La bebida apareció en 1974 y la etiqueta del producto informa sobre un supuesto origen monacal, pero sin mucha credibilidad. No resulta sencillo encontrarlo en grandes supermercados. Se fabrica en Cantanhede, población situada cerca de Coimbra, camino de la costa.

El que quiera llevarse un regalo original, pues ya sabe.