EL METROPOLITANO DE PORTO (OPORTO)


La página web del Metro de Porto es lamentable y vale más que lo sepamos a tiempo. Los habitantes de la ciudad se quejan frecuentemente del complicado sistema de tarifas. No obstante para el turista hay un billete denominado Andante que se vende en modalidades de un día y tres días a los precios de cinco y once euros respectivamente, lo que permite utilizar líbremente el metro y todos los demás transportes públicos, incluyendo autobuses y tranvías-


El metro de Porto es peculiar porque no se trata de la típica infraestructura completamente soterrada sino que la mayor parte del trayecto discurre en superficie y se trata más bien de un metro ligero con unidades tranviarias.

Ojo porque en un mismo andén veremos pasar trenes con diferentes destinos, tal y como ocurre en la ciudad de Londres. Hay cinco líneas y tampoco cubren precisamente la mayor parte de la ciudad pero nos puede ser muy útil. Para la línea de Povoa de Varzim se desmanteló un ferrocarril de vía métrica con el paradójico resultado de que ahora se tarda más que hace veinte años en hacer el mismo viaje. Uno de los puntos claves para el viajero es el paso sobre el puente de D. Luis, justo sobre la zona histórica y que se realiza por un puente metálico que sólo es apto para el tranvía y los peatones.

El mapa lo veremos con detalle en este enlace.

Hay que mencionar que el servicio llega hasta el aeropuerto y eso da un toque de modernidad y de buen precio a los accesos. Las estaciones ferroviarias de Campanha (principal) y Sao Bento (centro histórico) están bien comunicadas por metro. Los precios van de 1 a 2 euros el billete. Por si alguien se atreve, ahí va el enlace a la web oficial. Es una red de 60 km con 70 estaciones. Sólo el 10% del recorrido es subterráneo, de forma que tendremos vistas. La velocidad media ronda los 30 km/h, que en tramo urbano es muy aceptable si la comparamos con la de un bus urbano o un coche particular.

Para rematar, ahí están los horarios y frecuencias de todos los servicios en formato pdf.

Hay un sistema de lectura óptica de los billetes con sólo pasarlos ante un sensor.