TOMAR UN OPORTO EN LISBOA

El Barrio Alto de Lisboa es una de las zonas más interesantes de la capital y ahí podemos encontrar de todo. Un local de visita imprescindible es el Instituto del Vino de Oporto, que ofrece a los turistas un local lleno de magia donde uno puede tomarse una copita de Oporto de cualquier precio imaginable o adquirir los mejores vinos. El servicio de cafetería cuenta con unos salones lujosísimos y las tarifas son muy asequibles.
Lo encontraremos en la calle de San Pedro de Alcántara, concretamente en el Palacio de Ludovic. La primera impresión que nos llevaremos es que se trata de un sitio inaccesible para los mortales y hay que decidirse a pasar a dentro porque la sorpresa es mayúscula. Desde la plaza de los Restauradores se puede subir en el Elevador da Gloria gratuitamente con la tarjeta Sete Colinas.
Ojo porque cierra los domingos. Una vez dentro uno se siente como un marqués, digamos que como el marqués de Pombal, por ejemplo. Son pequeños lujos que en otros países serían inalcanzables y aquí podemos quedar como unos señores con los acompañantes y presumir de entendidos en lugares con encanto.