SIETE COLINAS. LA TARJETA IMPRESCINDIBLE PARA MOVERSE POR LISBOA.

Lisboa es una ciudad de siete colinas, como Roma. Aquí tendremos que olvidarnos de andar en coche para visitar la ciudad, al igual que en cualquier otra gran ciudad. En Lisboa lo que funciona mejor es la tarjeta de transportes, que probablemente es de las más baratas de Europa.

Se paga 0.50 euros por la tarjeta en sí y 2.90 por cargarla para un día. Para los días siguientes solo se abona 2.90 euros. La tarjeta permite disfrutar del toda la red de transportes urbanos, compuesto de metro, autobuses, tranvías, funiculares y ascensores. La barra libre nos puede resultar muy práctica porque podemos volver al hotel cuando nos apetezca y regresar al centro cuantas veces nos de la realísima gana.

El viajero nunca debe comprar los billetes a bordo del bus, tranvía o ascensor, ya que el precio es muy elevado. Podrá comprar la tarjeta "Sete Colinas" en cualquier estación de metro. Pídala en la taquilla. Luego la recargará en máquinas automáticas.