EL NUEVO MUSEO DE ORIENTE EN LISBOA

Lisboa no es una ciudad de grandes museos como ocurre en otras capitales europeas, pero ello no quiere decir que los que hay sean poco interesantes. Acaba de abrir sus puertas el Museo de Oriente, que por cierto no está en la zona de la estación de Oriente sino en las Docas (muelles) de Alcántara, fácilmente accesibles en tren desde la estación de Cais do Sodré (línea de Cascais), o bien en tranvía e incluso a pie en pocos minutos.

El edificio de los antiguos almacenes frigoríficos de Alcántara, que hasta hace 15 años sirvió como almacén de bacalao del puerto de la ciudad ,fue recuperado por prestigiosos arquitectos.

El museo acoge el patrimonio artístico de la Fundación de Oriente y la colección particular de uno de los mayores estudiosos del arte chino, el francés Jacques Pimpaneau, con millares de piezas de arte de diferentes países asiáticos.

Se ha comentado que Portugal fue el primer país europeo en arribar a Asia y el último en marcharse. De ahí les vino a los portugueses su afición por el arroz y curiosamente de su estancia en tan lejanas tierras deriva que en japones la palabra "pan" se diga exactamente igual que aquí, principalmente porque ellos no lo tenían y fueron los portugueses los que se lo dieron a conocer. Otra rareza de Portugal es que si tenemos que pedir un té, tendremos que llamarlo "cha", que es como allí se conoce. Al curry aquí se le conoce como "caril" y se utiliza mucho.

La entrada al museo vale 4 euros como máximo y hay descuentos. Está cerrado los martes y abre el resto de la semana de 10 a 18 horas. Los viernes abren hasta las 10 de la noche y encima es gratis desde las 6 de la tarde.



Ya tenemos otra excusa para ir a Lisboa, como si no hubiera suficientes.