AUTOPISTA A24. DE CHAVES A VISEU.


No hace muchos años que las carreteras en Portugal eran decididamente tercermundistas. El tiempo ha cambiado muchas cosas para mejor y actualmente existe una importante red viaria de muy buen nivel.

Una de las autopistas más sorprendentes de la península ibérica es la A-24 que une la frontera de Vila Verde da Raia con la ciudad de Viseu. Próximamente se concluirá el enlace con la autopista española que pasa por Verín, en la provincia de Orense.

Sin pasar por ninguna ciudad grande, esta autopista sorprende a propios y extraños por lo audaz de su trazado, un auténtico tobogán en algunos tramos, con rampas y pendientes que te hacen subir a casi mil metros de altitud en pocos kilómetros desde una cota inferior a los doscientos.

Los puentes impresionan pero lo más destacable es el estilo panorámico de la ruta, saltando sobre profundos valles plagados de viñedos. En Viseu se enlaza con la autopista A25 que une la costa con el interior, desde la ciudad de Guarda hasta Aveiro.

Hay que mencionar que desgraciadamente las áreas de servicio no se encuentran operativas y los carteles ubicados a la entrada de la autopista advierten que no hay servicio de combustibles en todo el recorrido.

Podemos utilizar esta ruta gratuitamente y sin peajes, ya que pertenece al tipo de vías sin coste para el usuario, con el sistema de peaje en sombra abonado por el estado.

Hace poco que transité por la A24 y quedé muy gratamente impresionado por la obra, de escaso tráfico y muy bien señalizada. Sitios turísticos para visitar en la ruta hay unos cuantos, por cierto.