LAS VENTAJAS DE LA LISBOA CARD


Lisboa es una capital muy asequible. Hay fenomenales hoteles a precios muy bajos, además de excelentes restaurantes donde se come muy barato. Un café suele costar 60 céntimos, por ejemplo. Las entradas a museos y monumentos, así como el transporte, salen casi regaladas. Y el que quiera simplificarse aún más el viaje tiene la Lisboa Card por 31 euros durante tres días, con todo el transporte urbano e incluso viajes a Cascais, Estoril y Sintra en tren, junto con numerosas visitas gratis. Uno puede subir al tranvía las veces que quiera o bien tomar los ascensores que comunican el Barrio alto con la Baixa a voluntad. Las entradas a todos los palacios nacionales están incluidas y hay muchos otros descuentos, incluso en el bus del aeropuerto. El enlace para informarse está en http://www.askmelisboa.com/frame_set_es.htm y luego pulsando en "+información.