LA PASTELERÍA SUIZA EN LA PLAZA DEL ROSSIO.LISBOA.


El nombre original es el de Pastelaria Suiça y el local tiene historia. Si sale en este blog es porque a pesar del encanto y el glamour del establecimiento, los precios son asequibles para el turista incluso en la terraza, un lugar privilegiado en el centro de la capital. Dentro el servicio funciona en régimen de prepago. Lo más interesante es que la calidad de los productos anda por encima de la media, que ya es bastante alta en todo el país.

Este es uno de los sitios a los que hay que ir por narices. Por aquí vinieron personalidades como Orson Welles y María Callas. Y en esta pastelería se conspiraba durante los tristes años de la dictadura. En los tiempos difíciles, los portugueses que no tenían para carne se consolaban con los pasteles, de ahí la abundancia de confiterías. No obstante, en la Suiça se puede incluso comer en plan informal. Y aunque no les dejemos un duro, deberíamos pasar por allí al menos una vez en nuestra estancia. Recomiendo los pasteles de nata.

Más céntrico imposible, en la plaza del Rossío. Y si lo que buscamos es un hotel, aquí hay una Lista de hoteles de Lisboa