EL MUSEO DEL PAN EN SEIA. SERRA DA ESTRELA.



En Portugal hay auténtica devoción por el pan de calidad y por la calidad del pan. La variedad es enorme y en todos los pueblos hay auténticos templos del pan, puesto que las panaderías ofrecen una selección excelente, junto con una elaboración artesana y unos precios ridículos.

Aprovechando una estancia en la Serra da Estrela me decidí a visitar el museo del pan en Seia y quedé convencido del acierto que tuve al acercarme allí. Para empezar, se trata de un museo privado y eso ya es una garantía. Los trabajadores van vestidos de panaderos y son atentísimos porque no están a sueldo de un ayuntamiento ni una diputación. El montaje es espectacular y la entrada solo cuesta dos euros y medio. La foto de la fachada del museo no dice nada pero el contenido es magnífico.



El museo está dividido en varias áreas temáticas y además tiene una tienda donde venden sus propios productos, cuya compra recomiendo. Por si fuera poco, cuenta con un restaurante gastronómico donde podemos comer por catorce euros, incluyendo buffet de panes, buffet de entradas, un plato de pescado servido en mesa y otro de carne también servido por camareros, amén de buffet de postres. No se trata del típico buffet de hotel sino que la selección de alimentos está a gran altura, con quesos de la tierra. El museo del pan puede gustar a niños y mayores. Incluso hay una exposición de bolsas de pan, entre otras curiosidades. Toda una magnífica iniciativa que satisface a los visitantes 100%.



La cafetería del museo es fabulosa y panorámica, con precios muy bajos y biblioteca especializada disponible para los interesados. Veremos molinos en directo la elaboración del pan desde la molienda al horneado pasando por el amasado. La web del museo está en portugués e inglés y tiene pocas fotos pero varios videos. Más información pulsando sobre el logo.