EL FUNICULAR DE NAZARÉ EN ESTREMADURA.



Todo viaje por Portugal que se precie debe incluir una visita a Nazaré. La Estremadura portuguesa se parece a la Extremadura española en que está en un extremo del país, concretamente en la costa.



El pueblo tiene sabor marinero a más no poder y ello lo testimonian los pescadores que se ven por la calle, casi sacados de un tratado de folklore.
De la parte baja, donde se encuentra la playa y la zona de restaurantes, podemos ascender mediante el funicular, nada menos que cien metros de desnivel , con una pendiente del 40% que nos permitirán disfrutar de una vista apoteósica sobre el mar. Nazaré está bien comunicado y se merece nuestra presencia. La excursión cuesta un euro.


Ojo con el tema del aparcamiento, que la cosa está complicadilla los días de máxima afluencia.En Nazaré la oferta de alojamiento no es muy amplia pero podemos encontrar algo en este enlace.